Los 5 Errores al alimentar los Niños

En muchas ocasiones le resulta algo complejo a una cantidad considerable de personas adaptarse a un proceso de alimentación saludable. Principalmente por el hecho de estar acostumbrados a un determinado  estilo de consumir los alimentos. Pero una de las peores consecuencias de llevar un ineficiente y poco recomendado modelo alimenticio es transferirlo a nuestros hijos. Estos seres  divinos y reyes de la alegría carecen en la mayoría de situaciones de una alimentación correcta. Principalmente por errores al alimentar los niños por parte de los padres. Equivocaciones que generan consecuencias a futuro no solamente de Sobrepeso, sino que influye en la aparición de condiciones médicas de consideración como la Diabetes.

Uno de los más importantes legado que los padres les pueden dar a sus hijos es contribuir en su estilo de alimentación. Y hacerlo de manera saludable es  sin dudas un gran aporte a su desarrollo tanto físico, mental e incluso emocional. Debido a que como sabes llevar un sobrepeso conlleva una serie de situaciones que afecta a quien tiene unas libras de más. Por ende es importante evitar errores al alimentar los niños por parte de los padres.

Siendo los responsables del correcto desarrollo de los infantes es primordial entender el valor y la influencia que con nuestras decisiones ejercemos en ellos.

A continuación entrare a detalle en relación a estos errores al alimentar los niños llevados a cabo por parte de los padres.

No practicar con el ejemplo

Enseñar con el ejemplo. Los 5 Errores al alimentar los Niños

Una de las equivocaciones más comunes sin dudas. Establecer hábitos saludables en la cotidianidad alimenticia de los chicos. Los padres rara vez practican con el ejemplo, como tutores exigimos comportamientos alimenticios que no cumplimos. Se debe de tratar de crear un ambiente saludable. En donde se pueda establecer como habitual y normal determinadas actuaciones. Por ejemplo el consumo de frutas, verduras y vegetales. Además que las sodas, jugos y otras bebidas azucaradas sean menos comunes. Asimismo brindarles proporciones razonables, en vez de cantidades desproporcionadas.

Esta situación no necesariamente implica la adopción de medidas rígidas de los alimentos que los niños consuman. Es simplemente unas pautas a seguir en relación al estilo alimenticio de los infantes. Así como determinar el modelo de alimentación a utilizar.

Quizás consideres que sería algo a destiempo tener tal nivel de influencia en la alimentación de los niños como para determinar un estilo de alimentación a considerar. Y eres partidaria a que realizar tales pautas cuando estos se encuentren en la etapa de la adolescencia. Pero resulta que se ha demostrado la incidencia de la alimentación a temprana edad en el desarrollo posterior de los niños. En virtud de estas circunstancias es de alto grado de importancia establecer los parámetros alimenticios a seguir con la alimentación de nuestros menores.

 

Obligarlos

Obligarlo a comer. 5 Errores al alimentar los Niños Emplear incorrectamente la autoridad que tienes sobre tus hijos puede dar como resultado situaciones adversas a las que buscabas. En un mundo perfecto en el que tus niños consuman frutas diariamente, que los vegetales sean de tus alimentos más consumidos y que los dulces los sean los de menor presencia en su modo de alimentación. Eso sería grandioso. En caso de no ser así muchos tutores buscan forzar a los hijos para adoptar estos estilos.

En desmedro de estos tutores una investigación ha sugerido que obligar o sobornar a los chicos para comer ciertos alimentos desvaloriza a esos alimentos. Por ejemplo si dices a tus hijos “tienen que comerse todos los vegetales de la ensalada” y posteriormente le ofreces un helado. Ese niño estará relacionando el consumo de los vegetales como algo negativo o malo que al realizarlo será recompensado con un helado. Haciéndose participe de considerar los dulces como tratamiento deseable.

La recomendación para evitar ese soborno es inducir al consumo repetitivo del alimento en cuestión. Ya que está demostrado que la realización habitual de la acción de probar los alimentos mejora y ayuda notablemente en la asimilación de los sabores de los productos. Logrando así inducir positivamente al consumo de los alimentos que no eran del agrado de los menores de la casa. Esa inducción debe de ser paulatina para lograr un progreso sostenible.

Demasiadas Reglas o Prohibiciones

Niña molesta con las constantes restricciones. 5 Errores al alimentar los Niños Implantar demasiadas restricciones no garantiza que tus niños vayan a adoptar hábitos más saludables. Por ejemplo reglamentar de manera excesiva entorno a los bocadillos, aperitivos y sodas son situaciones muy comunes. Pero como dicen “las reglas están para romperse” y muchas veces inducen a una dirección contraria al objetivo de la creación. Es común que los padres se planteen una serie de postulados en relación a determinados productos normalmente empleados en las meriendas. Así como también en la determinación de los horarios en los cuales les restringen el consumo de ciertos alimentos.

Otros por su parte están interesados en crear cierto grado de independencia en la alimentación de tus niños. De acuerdo a los expertos esta se apega a la recomendación más sensata. Que los infantes tenga la independencia de decidir cuándo consumir los alimentos, evidentemente cuando tenga hambre. El rol de los padres esta en ofrecerles opciones saludables ante sus diferentes requerimientos alimenticios. Incluidos aquellos propios de las meriendas implementarles alternativas como las frutas. Las cuales serían ideales para estos aperitivos.

La regla a seguir es servirles la comida solo cuando tengan hambre y al ofrecerles opciones saludables. De seguro que tus niños sin dudarlo se comerán toda la porción. Además de evitar cierto nivel de hostigamiento que pueda generarles la implementación exagerada de reglas. Al tiempo de facilitarte el proceso de moldeamiento del estilo alimenticio de tus chiquillos.

 

Batallar por la Alimentación de los niños

Madre molesta. 5 Errores al alimentar los Niños Es común en la manera en que los padres batallan con sus hijos en relación a su alimentación. Con tus hijos puedes discutir aspecto relacionado con la organización de sus  habitaciones por ejemplo. Pero enfrascarse en una batalla en la que los reclamos sean relacionados con la alimentación créeme que no habrá ganador. Reclamos tendentes a controlar y eliminar determinados productos como los dulces o helados no servirán de nada.

Es de mayor valía hacerle participe de la estrategia de las proporciones razones de productos tan controversiales. Usar la influencia sobre ellos para hacerse entender que más que eliminar estos productos debería de entender la cantidad recomendable de consumo del producto.

“Contrario a lo que se pudiera pensar los errores al alimentar los niños más que incluir determinados productos en su alimentación. En realidad tiene que más con inducir en el razonamiento a nuestros infantes en relación a su modelo de alimentación”.

Lo que permitirá una mejor comprensión por parte de los niños. Al tiempo de evitar confrontaciones improductivas. Que más que nada son parte de ratos pocos agradables y saludables para la familia. Y en su lugar al inducirlo a puedan comprender el valor de las proporciones razonables, saludables y recomendadas de estos alimentos. Además de proporcionales experiencias positivas para su desarrollo.

Ser exagerado

Uno de los mayores errores al alimentar los niños cometidos por los padres es la exageración. Es sumamente importante el rol de velar y supervisar por la alimentación de los infantes. Es una de las principales funciones de ser padres pero llegar al punto de ser exagerado no lograra el efecto deseado. Y más que nada será contraproducente. Una muestra de ello es la fijación en determinados alimentos. Que trae como consecuencia la asimilación de que el producto es difícil y poco agradable. Además de desviar el sentido nutritivo y saludable. Expresarles a los chiquillos que ciertos alimentos son Buenos o Malos no es adecuado. La mejor decisión es crear el discernimiento en nuestros hijos para que estos tomen la opción adecuada de forma independiente. Evitando incorrectas percepciones al encasillar determinados alimentos en un grupo u otro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *